Reseña "El cuaderno de Aroha" de Francesc Miralles.

¡Aquí estoy de nuevo! Y por fin, después de unas semanas sin reseña, traigo una nueva:


Título: El cuaderno de Aroha
Título original: El cuaderno de Aroha
Serie: Libro autoconclusivo 
Autor/a: Francesc Miralles 
Editorial: Destino 
Páginas: 150 
ISBN: 9788408038245 
Precio: 13,95€
Josan pasa las vacaciones de verano con su abuelo en un hotel de la costa. Mientras trata de planificar el futuro inmediato, dedica su tiempo a leer libros de filosofía y a interrogarse sobre lo divino y lo humano. 
Durante una siesta fallida, encuentra bajo el colchón de su cama un diario como los que guardaba su abuela de su infancia. Sobre las tapas de cuero, alguien ha escrito con purpurina plateada: DIARIO DE AROHA. 
Fascinado con este hallazgo, Josan pasa los días siguientes leyendo el diario de una joven que, a punto de cumplir los dieciocho, dice odiar a sus adinerados padres y todo lo que ellos han dispuesto para su vida.  
Dentro del diario, Josan encuentra una fotografía. Detrás de ella, Aroha ha escrito: «Búscame y te encontrarás».
 Este libro lo compré por su brevedad y por la portada. La verdad es que la portada me parece realmente bonita, un tanto rara quizá, pero sentía la necesidad de leerme una historia corta. Y esta es la que encontré. Como podéis ver en la ficha técnica, tiene 150 páginas, y es una historia de una tarde.
La historia comienza de la mano de Josan, nuestro protagonista, contemplando un horrendo cuadro del hotel en el que se aloja durante las vacaciones con su abuelo. El libro está relatado en primera persona, pero se podría decir que Aroha también aporta su granito de arena a la narración, ya que a lo largo de la historia nos topamos con unas cuantas reflexiones suyas.
La verdad es que nunca había leído un libro de Francesc Miralles, pero sí me habían hablado de él y de su peculiar forma de escribir. En este libro he descubierto su sutil escritura, y aquí nos llena de preguntas y reflexiones que hacen que le demos vueltas en la cabeza, y eso siempre se agradece de los libros y de sus autores.
La historia lleva un ritmo lineal, ni lento, ni rápido. Sí que es verdad que al comienzo del libro y en algunas partes no sabía si me estaba gustando o lo estaba leyendo por cabezonería. Pero también hay que destacar algunas escenas cargadas de frases que a mí personalmente me han encantado, y pequeños detalles que más de una vez o bien me han hecho sonreír, o bien me han hecho pasar vergüenza.
“-¿Te has parado alguna vez a contar las olas? –me preguntó de repente.
-¿Contar las olas? No. ¡Vaya absurdidad! ¿Qué sentido tiene contar algo que no termina nunca?
-Tampoco el tiempo termina nunca y no dejamos de contarlo.”
En cuanto al tema de personajes, cabe destacar a Josan, con el que no he terminado de congeniar, aun siendo el protagonista y quien nos acompaña en este breve historia. Me ha parecido un chico con las ideas nada claras, confuso y perdido. Incluso me ha llegado a dar lástima. Pero Muriel, una joven a la que conoce en el hotel, me ha conquistado. Durante la lectura, amé cada una de sus frases, todas cargadas de inteligencia y algunas incluso de humor, y la forma que tiene de descolocar a nuestro protagonista ha hecho que ganara muchos más puntos conmigo. Siendo honesta, Muriel me ha recordado mucho a mí, sobretodo cuando le cuenta a Josan en alguna escena su forma de pensar.

"Olvídate de hacer pronósticos, porque siempre fallan. Olvídate de las expectativas, porque siempre defraudan. Escucha. Aprende. Ama lo que es. Siente el latido de la vida y déjate llevar.

A mí, como he dicho muchas veces, me encantan los libros cargados de sorpresas. Esas sorpresas que llegan y no sabes dónde meterte ni qué hacer con tu vida una vez las descubres, pero en este libro por desgracia, no ha habido ese tipo de sorpresas. Y tampoco lo esperaba. Sin embargo, sí me he llevado, exactamente, una sorpresa, y nada que ver con el final, ya que cuando comencé a leer esta novela, estaba casi segura de que sabía el final. Y ha resultado ser el final que yo me imaginaba (aunque me salté algunos detalles).
En resumen, la escritura de Francesc Miralles y las muchas referencias cinematográficas, musicales y teatrales que hace en El cuaderno de Aroha, además de preguntas que conscientemente plantea al lector en la mayoría de sus páginas, hacen de esta lectura, una especial y bonita historia de una tarde. Y por ello, una lectura ágil, rápida y ligera.

Y tú, ¿ya le has dado una oportunidad? ¿Piensas hacerlo?
¿Qué opinas? ¡Un abrazo fuerte!

2 comentarios:

  1. Hola,

    Me han encantado las frases que has remarcado: la de las expectativas y sobre todo, la de contar las olas.

    No conocía el libro más que de oídas, y puede ser una buena lectura para este verano.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. :D ¡Hola! ¿Cómo estas? Espero muy bien. He nominado tu blog al premio One Lovely Blog Award. http://depastadura.blogspot.mx/2013/06/one-lovely-blog-award.html

    ;) Saludos.

    ResponderEliminar